Estás aquí
Inicio > Hispanos en acción > Vendió joyas y tamales para abrir una clínica

Vendió joyas y tamales para abrir una clínica

Felisa Hilbert, nombrada por la Casa Blanca “campeona de la educación” por los años trabajando como maestra enseñando el idioma inglés a hispanos y migrantes, ahora tiene otra misión: seguir acondicionando su clínica de salud en Tetzilquila, Veracruz (México) e impulsar una pequeña escuela en el mismo lugar.

Por Chucho Picón

Después de que Felisa Hilbert conoció la miseria y la extrema pobreza en la que vivían los indígenas en Tetzilquila, Veracruz, en la Sierra de Zongolica, regresó a su hogar en Broken Arrow, Oklahoma, con el corazón destrozado. Llevaba en su mente y corazón las miradas de los niños indígenas, y los rostros de las mujeres, ancianos y hombres que viven entre el hambre y la desnutrición; le resonaba en su mente el pedido de auxilio para abrir una clínica de salud donde les hablaran en su dialecto.

Ya en Oklahoma, inmediatamente Felisa buscó sus joyas y otros artículos de valor y los vendió para empezar a generar un fondo con el cual pudiera construir esa clínica de salud que tanto necesitaban los indígenas de Tetzilquila.

También organizó algunos eventos para recaudar más fondos y, como toda mexicana, se puso a hacer tamales para que sus amigos y conocidos se los compraran.

La necesidad de ayudar la motivó a emprender su línea de joyería con sus propios diseños, y con las ventas generó más recursos económicos que la ayudarían a cumplir su anhelo de construir la clínica de salud en la Sierra de Zongolica.

Ella comenta que, cuando regresó a Tetzilquila, los niños cargaban ladrillos mientras las mujeres y los hombres colaboraban en la construcción de la pequeña clínica. Cuando estuvo lista, llegaron cientos de indígenas venidos de montañas y cerros cercanos al enterarse de que ya había médico y enfermeras. Felisa comenta que todo lo que se les da ahí es gratis: tanto la atención médica como los medicamentos.

Ella está consciente de que le falta mucho a la clínica, pero ya ha ido construyendo unos cuartos para el médico y las enfermeras, y su proyecto es que pronto mejore el techo. También ha expresado que su deseo es construir una escuela en esta misma comunidad, pues actualmente sólo se cuenta con un cuartito para este propósito. Hace falta, pues, que se acondicione una escuela con todo lo necesario para los niños indígenas.

Para ayudar

Contacta a Felisa

 Celular:  918 574 4222

 correo electrónico: felisa-hilbert@valornet.com

 

Publicado en la edición impresa de El Despertador Hispano de abril de 2018 No.11

Top