Estás aquí
Inicio > Hispanos en acción > Celinés: «No hay persona que tenga un encuentro con Dios y siga igual»

Celinés: «No hay persona que tenga un encuentro con Dios y siga igual»

Celinés Díaz es una cantante católica que nació en la ciudad de Santo Domingo, República Dominicana, y creció en el hermoso valle de Constanza junto a su familia, donde recibió formación en los valores cristianos y la fe católica. Casada desde hace poco más de dos años y ya convertida en madre de una pequeña de nueve meses, plática con El Despertador Hispano sobre su carrera y su tarea misionera de cada día.

Por Chucho Picón

¿En qué momento recibes tu llamado?

Hace unos 11 años en la ciudad de Santo Domingo me invitaron a un retiro; allá le decimos retiro de evangelización, como el kerigma. Había recibido los valores de la fe cristiana, era católica, bautizada, pero no había tenido un encuentro personal con el Señor y cuando me invitan a este retiro ya estaba dedicada a cantar pero música secular.

Cuando el Señor me llama, definitivamente y siempre lo digo, no hay persona que tenga un encuentro personal con Dios y siga igual; es imposible, porque es mucho el amor, la misericordia, el perdón. 

Fue tan maravilloso lo que yo sentí en el retiro que mi vida cambió y fue a partir de ese momento quedé sorprendida. Si yo, siendo católica no conocía a ese Jesús vivo, pues seguro que como yo hay muchos católicos, y yo ahora quiero servir en la Iglesia y dedicar mi tiempo y mi vida para que otros también lo conozcan.

¿Cómo defines tu música?

Lo que yo presentó son baladas, pop, rock, pero siempre con el llamado a la reflexión y a la meditación. Curiosamente las escuchan mucho los niños, pero también las personas mayores. Mi música no tiene edades.

¿Cuáles han sido tus sueños cumplidos hasta ahora?

Siempre quise ser cantante, el Señor me lo concedió. Nunca me imaginé que iba a ser para Él, que iba a tener ese honor, sin embargo me lo ha concedido. Quería tener una familia misionera y el Señor me la ha concedido; poder ser madre, y me lo ha concedido. Todo ha sido un sueño realizado, una promesa de Dios cumplida y soy muy feliz. Tengo más sueños y sé que Dios también los cumplirá.

¿A dónde has llevado tu música?

Dentro de los Estados Unidos, a México, a Colombia, a Ecuador, a muchas naciones a las que Dios nos ha llevado.

¿Cuantos discos y producciones llevas hasta  ahora?

Apenas llevamos dos producciones: la primera, que se llama Canto para ti, que fue en el 2009 y luego de cinco años pudimos sacar nuestro último material que se llama Dios es fiel, y hasta ahora sólo esas, pero con el deseo de poder grabar otras nuevas, pero sabemos que cuesta tiempo
y dinero.

¿Cómo ha sido vivir en el ministerio de Cielo Abierto?

Yo con ellos he aprendido mucho y sobre todo al momento de adorar al Señor. Muchas veces, como músicos, no sabemos adorar al Señor. Creemos que sólo es cantar, ser famosos y vender muchos discos, pero estamos llamados a algo más: a adorar al Señor, esa es la misión principal. Y cuando tú descubres eso, en mi caso yo lo descubrí con mis hermanos de Cielo Abierto, fue todo mucho más concreto.

¿Qué te hace falta por cumplir?

Ahora, como madre, la vida me cambió. Deseo que Dios haga su voluntad en mí como hasta ahora.

Deseo ver a mi hija feliz. Deseo que encuentre el amor de Dios. Quiero ser un ejemplo para ella, porque si el amor y la fe se aprenden, es en el hogar. Quiero ser una misionera en mi hogar.

 

Publicado en la edición impresa de El Despertador Hispano de noviembre de 2017 No. 6

Top