Estás aquí
Inicio > Agenda Internacional > Suramérica 2021

Suramérica 2021

Los servicios secretos de los Estados Unidos bajo la coordinación del Consejo Nacional de Inteligencia (National Intelligence Council) han publicado un amplio informe sobre la situación del mundo en el año 2035 (disponible en internet: www.dni.gov.nic/globaltrends). Además de las tendencias globales en el horizonte de veinte años, analizan las situaciones específicas de las regiones del mundo en los próximos cinco años, hasta 2021, entre ellos Norteamérica y Suramérica. México, Centroamérica y el Caribe forman parte de Norteamérica, según la definición del informe

Por Georg Eickhoff

La CIA y los otros servicios secretos de Estados Unidos proyectan, entre muchos aspectos, tres grandes líneas para Suramérica:

Dificultades económicas: los bajos precios de las materias primas y la reducción de la demanda china de las mismas causa importantes retrocesos económicos en la región. Muchas personas que salieron de la pobreza en las últimas décadas están nuevamente amenazadas por la pobreza extrema.

Volatilidad política: bajo la creciente presión económica, los gobiernos y la democracia en su conjunto tendrán grandes dificultades de cumplir las expectativas de una población más exigente. Los gobiernos cambian rápidamente.

Inseguridad: América Latina es la región más violenta del mundo. Las encuestas en muchos países latinos colocan la criminalidad arriba en la lista de las preocupaciones. La situación de los mercados globales hace crecer la preocupación por la economía, pero también el crimen.

Mientras tanto, los analistas y futurólogos americanos ven, entre otras, estas tres tendencias para su propio país, Canadá, México, el Caribe y Centroamérica:

Estancamiento económico: según las observaciones a largo plazo, el próximo ciclo económico de la región será de estancamiento o retroceso. México, el Caribe y Centroamérica sufrirán la merma de remesas y un acceso cada vez más difícil al mercado laboral de Estados Unidos.

Aislamiento de Estados Unidos: como demuestra la victoria de Trump en las elecciones presidenciales, hay tendencias fuertes en su país de limitar la migración y el libre comercio.

Nuevos actores: las redes sociales y la profesionalización de organizaciones de la sociedad civil cambian el juego político. Aumenta la capacidad de evaluar y criticar la acción de los gobiernos, pero no necesariamente la capacidad de organizar soluciones bajo los ojos de sociedades cada vez más exigentes y rebeldes.

El informe habla, en su título, de una “paradoja del progreso”. Esto quiere decir que el progreso causa problemas, pero también facilita herramientas para resolverlos. Entre otras tendencias, según el informe, el progreso dará más poder a grupos y personas al lado de o incluso enfrentados a los gobiernos: empresas, ciudades, organizaciones criminales, pero también grupos religiosos.

Sería interesante organizar un foro conjunto de católicos en Norteamérica y Suramérica para reflexionar de qué manera la Iglesia Católica, como un factor común en las dos regiones, podría reaccionar a los retos que vislumbra el informe del Consejo Nacional de Inteligencia.

 

Publicado en la edición impresa de El Despertador Hispano de enero de 2018 No.8

Top