Estás aquí
Inicio > Oklahoma > Cristo Rey: experiencia educativa única en Estados Unidos

Cristo Rey: experiencia educativa única en Estados Unidos

Será la escuela número 33 en 22 años de historia. Nacida en Chicago, con un amplio sabor hispano

Inicios en Estados Unidos

Hace 22 años, el Padre John Foley, S.J, fundó una escuela particular, ofreciendo preparación universitaria para ayudar de manera exclusiva a estudiantes de bajos recursos en Chicago. Estos estudiantes, a veces, se encontraban hasta dos niveles atrasados académicamente.

Cuando llegaron a Cristo Rey fueron recibidos con altas expectativas, un programa académico riguroso y el requisito que trabajaran cinco días por mes para pagar su colegiatura. Los resultados fueron sorprendentes: los alumnos sobresalían académicamente, desarrollaban habilidades de trabajo importantes, desarrollaban confianza en sus habilidades y eran aceptados a la universidad.  Para los estudiantes y sus familias, la escuela – Cristo Rey – fue una oportunidad transformadora.

 Desarrollo y actualidad

Hoy en día, la red nacional de Cristo Rey reproduce el éxito de la primera escuela en 32 otras escuelas por todo Estados Unidos.  Las escuelas educan, gradúan y logran que cien por ciento de los alumnos ingresen a la universidad.

Como la red más grade de preparatorias en Estados Unidos, con el propósito de ayudar a estudiantes de recursos limitados, el modelo único de Cristo Rey en educación Católica, equipa a los estudiantes con el conocimiento y habilidades para transformar sus vidas por medio de un programa académico riguroso, cuatro años de trabajo profesional y el apoyo para llegar y graduarse de la universidad.

Ahora en Oklahoma City

En el 2015, un comité de líderes comunitarios –liderados por Judy Love– llevaron a cabo un estudio de un año para asegurarse si el apoyo e infraestructura existía para abrir y mantener una escuela Cristo Rey en Oklahoma City. La respuesta fue sí. Cristo Rey OKC será la escuela número 33 en participar en este modelo educativo con resultados demostrados y dará la bienvenida a su primera generación de 128 estudiantes en el otoño del 2018.

Cristo Rey OKC es la primera escuela Cristo Rey en ubicarse en un campus universitario. Nosotros, al igual que la red nacional de Cristo Rey, estamos emocionados de los muchos beneficios para nuestros estudiantes, especialmente al anticipar que muchos alumnos serán los primeros en sus familias en ir a la universidad.

Un programa que identifica a Cristo Rey

Nuestra esperanza y expectativa es que este ambiente hará la transición a la universidad más fácil para nuestros alumnos.  Cristo Rey OKC ofrecerá deportes y actividades extracurriculares. Los estudiantes también recibirán consejería emocional y social, al igual que consejería en preparación para la universidad desde su primer año. El programa que identifica a Cristo Rey es el programa de estudio-trabajo en donde cada estudiante trabaja cinco días al mes en organizaciones y negocios haciendo trabajo en un ambiente profesional.

Hay dos cosas que distinguen a Cristo Rey de cualquier otra escuela en Oklahoma. La primera es nuestra misión de ofrecer una educación particular, católica con preparación universitaria a familias que de otra forma no la podrían costear.

Segundo, nuestro programa de estudio-trabajo ayuda a cubrir la mayoría de la colegiatura del estudiante y a la vez, a desarrollar habilidades de trabajo importantes. Es este programa que ayuda a proveer este tipo de educación a familias que tal vez nunca tendrían esta oportunidad.

Enseñanza de gran valor

  • Ofrece una educación de nivel mundial que encamina a los estudiantes al éxito profesional y personal
  • Los estudiantes que se gradúan de escuelas Cristo Rey, completan la universidad a una tasa equivalente a lo doble de estudiantes de circunstancias similares.
  • La primera escuela Cristo Rey se fundó en el vecindario de Pilsen en Chicago, que es un vecindario mayormente latino.
  • Cristo Rey OKC comenzó aceptando solicitudes el1 de octubre de 2017.

Informes: http://www.cristoreyokc.org/

 

Publicado en la edición impresa de El Despertador Hispano de febrero de 2018 No.9

Top